Claves de las quemaduras químicas y su manejo

Actualizado: 12 jun




Las quemaduras químicas son un motivo frecuente de atención en urgencias, pueden estar causadas tanto por ácidos como por álcalis.
Claves de las quemaduras químicas

La definición del concepto de quemaduras ha sufrido una gran evolución. Antiguamente, dicha lesión se relacionaba exclusivamente con el fuego y el calor, pero hoy en día se considera quemadura toda aquella lesión por alguna alteración de origen térmico.


En este post veremos un tipo de quemadura en concreto: las quemaduras químicas.


Pero antes de comenzar y si te interesa el tema, déjame recordarte que tenemos un episodio de nuestro podcast en el que tratamos el tema de las quemaduras de una forma mucho más amplia y práctica. Puedes escucharlo directamente aquí.



Frecuencia de quemaduras químicas


Las quemaduras químicas son relativamente infrecuentes, ya que comprenden aproximadamente un máximo del 6,5% del total de quemaduras de los centros de admisión.


Dichas quemaduras sabemos que son casi igual de frecuentes tanto en el ámbito doméstico (45,9%) como en el ámbito laboral (42,9%). Además, la mayor incidencia ocurre en varones entre 20 y 60 años.


Las partes del cuerpo más afectadas son las extremidades superiores, seguidas en segundo lugar por cabeza y cuello.



Causas de quemaduras químicas


Multitud de sustancias químicas tienen potencial para causar una quemadura.


Los químicos más frecuentemente asociados son el monóxido de carbono, el amonio, el cloro en estado gaseoso, el ácido clorhídrico y el ácido sulfúrico.


De forma general, las quemaduras químicas están más frecuentemente asociadas a sustancias básicas que a sustancias ácidas. Además, los álcalis suelen relacionarse con peor pronóstico y con daños más graves.



Consecuencias y complicaciones de las quemaduras químicas


Las quemaduras químicas pueden tener muchas más implicaciones más allá del daño inicial sobre el tejido en que actúen.


Secuelas de quemaduras químicas pueden incluir infecciones de las heridas, celulitis o incluso sepsis. Además, la edad aumentada se ha asociado con una mayor tasa de complicaciones, alcanzando un máximo de 20% de complicaciones a los 80 años.


La sepsis se considera la complicación de mayor riesgo de las quemaduras químicas, teniendo, por otro lado, una tasa baja de mortalidad.



Tratamiento y manejo de las quemaduras químicas


En primer lugar, es imprescindible asegurar la zona al acercarse a un individuo con quemaduras químicas, retirando todas las sustancias potencialmente dañinas.


A diferencia de las quemaduras térmicas, muchos químicos causantes de quemaduras químicas permanecen en el tejido un tiempo mucho más prolongado.


Para la mayoría de quemaduras químicas, el tratamiento inicial será irrigar la zona con abundante agua unos 20 minutos, a no demasiada presión. Cabe destacar que en las quemaduras por cal viva en concreto, no será recomendable lavar con agua, dado el óxido cálcico que presentan y su potencial dañino si se mezcla con agua.


La irrigación acuosa debe iniciar de forma precoz, y debe comenzar por los ojos y la cara, en caso de haber sido afectado.


De forma general, no se recomienda aplicar sustancias neutralizantes del pH con el objetivo de acelerar el proceso, por el potencial exotérmico que podría tener la reacción.


En caso de que la quemadura química haya sido causada por un álcali, la irrigación con agua suele recomendarse que sea mucho más prolongada y repetida, repitiéndose cada 4-6 horas durante las primeras 24 horas.


Tras haber iniciado una correcta irrigación con agua de la lesión, será importante acudir a un centro médico de forma rápida para valorar si fuera necesario algún tipo de terapia adicional.


Quemaduras químicas oculares


Las quemaduras químicas de la zona ocular son una causa frecuente de visitas a urgencias, y aproximadamente el 20% de las quemaduras faciales implican al ojo.


Cabe destacar que las lesiones oculares se consideran la segunda causa más frecuente de discapacidad visual en Estados Unidos, tras las cataratas.



Tratamiento de quemaduras químicas oculares


El primer paso es la irrigación de la zona con abundante agua, comenzando en el momento y lugar del accidente y continuando en las urgencias médicas.





Para saber más de las quemaduras y su manejo te recomiendo escuchar nuestro episodio: Qué debes hacer ante una quemadura. Tipos y grados de quemaduras.





3 visualizaciones0 comentarios