Dislexia en adultos



La dislexia es un trastorno tremendamente invisibilizado, y, si cabe, la dislexia en adultos aún más.


Antes de comenzar déjame recomendarte la entrevista con la neuropsicóloga María Garau, en la que tratamos la dislexia de una forma más amplia: Puedes escucharlo en el banner de abajo o directamente aquí.



Qué es la Dislexia


La dislexia es un trastorno del neurodesarrollo crónico, con carga genética y hereditario, que se caracteriza por provocar una dificultad inesperada en la adquisición de la lectura y la escritura.


Es "inesperada" porque son personas con unas capacidades cognitivas normales y adecuadas para su grupo de edad. Por tanto, se da una disonancia entre las capacidades teóricas de la persona y su proceso de lecto-escritura.



Dislexia en Adultos


La capacidad de leer es crítica para los niños y el ámbito escolar, lo cual, del mismo modo, repercute en dichas personas cuando son adultas.


A pesar de que existen más esfuerzos colectivos para abordar la dislexia en niños, no podemos olvidar que dicho trastorno permanece toda la vida, por lo que es vital poner el foco, igualmente, en los adultos.


La frecuencia de la Dislexia en adultos es la misma que en niños, ya que es un trastorno cuya sintomatología perdura en el tiempo. Los datos aproximados son de entre un 5% y un 17% de prevalencia.


Por otro lado, se ha evidenciado que no existen diferencias significativas de prevalencia entre sexos.



Síntomas de la dislexia en adultos


Los síntomas de la dislexia van evolucionando a lo largo de la vida, Por lo tanto, un adulto con dislexia casi con total seguridad no presentará los mismos síntomas que cuando era más joven.


Esto es debido a los mecanismos que desarrolla la propia persona para paliar las dificultades sucesivas a las que se va enfrentando.


En adultos, sobre todo es frecuente una alteración de la velocidad de lectura, en comparación con el resto de población; y la parte de ortografía.


Cabe decir que el enlentecimiento en la lectura puede pasar desapercibido para el resto de personas, pero que el afectado lo viva como un sobreesfuerzo necesario que debe realizar.


En cuanto a la ortografía, la persona con dislexia es típico que sea una gran dificultad el automatizar la ortografía. A pesar de mucho esfuerzo y de prestar mucha atención, la zona del cerebro que nos indica que se está produciendo una falta de ortografía no se les activa de igual modo a las personas con Dislexia.


En la etapa adulta también es frecuente que existan síntomas emocionales asociados. Cuando no hay un diagnóstico ni una atención temprana, es muy frecuente que la persona con dislexia reciba un feedback muy negativo sobre sus capacidades, tanto desde el exterior como del interior, lo que inexorablemente puede provocar un deterioro anímico de quien lo padezca.


Así, en adultos con dislexia se encuentran muy a menudo problemas de ansiedad, de autoconcepto y de autoestima.



Tratamiento de la dislexia en adultos


El abordaje de la dislexia es totalmente individualizado a cada persona y multidisciplinar.


Es importante que el tratamiento sea lo más funcional posible, es decir, que lo que se trabaje se pueda generalizar al día a día de la persona.


Por tanto, será muy recomendable trabajar con el propio material diario de la persona, como pueden ser el material a nivel laboral y los fallos que se encuentren en su vida cotidiana. Es decir, el abordaje tendrá que ir encaminado a los problemas que dicho adulto manifieste.


Por ejemplo, al adulto se le podrán dar herramientas de lectores informáticos, transcriptores de voz o correctores ortográficos, para que se ralentice lo menos posible el proceso de lectura y escritura.


Por otro lado, no podemos olvidar que el tratamiento con psicoterapia puede ser fundamental para la dislexia en adultos. Trabajar el autoconcepto y la autoestima puede aportar unos resultados increíbles para que una persona adulta con dislexia sea capaz de mejorar en su proceso.


Es importante recalcar que el abordaje aportará mejores resultados cuanto antes se instaure y más precozmente se empiece a trabajar.


Para hacer ejercicios y abordar la dislexia lo mejor es acudir a un profesional para que nos guíe en el proceso.


Duración del tratamiento de la dislexia en adultos


Como hemos comentado, la dislexia perdura toda la vida, y con el abordaje no seremos capaces de eliminar el trastorno, sino de paliarlo.


Cuando se inicia la intervención es frecuente que se inicie con un número más o menos reducido de sesiones, como 15-20, para más tarde ir haciendo un seguimiento alguna vez al año para valorar si el camino que se va marcando es apropiado.



Test de dislexia en Adultos


El diagnóstico de la dislexia es clínico. Es decir, se basa en la sintomatología de la persona.


No disponemos de marcadores bioquímicos ni pruebas de imagen específicas para realizar el diagnóstico de este trastorno.


Existen ciertos test para sospechar y encaminar el diagnóstico, los cuales deben ser avalados por un profesional y realizados ante la sospecha de un problema en la lectoescritura.




No olvides que puedes escuchar la entrevista en nuestro canal de podcasts para aprender mucho más. Maria Garau es una neuropsicóloga experta en trastornos del aprendizaje y creo que puede serte de mucha ayuda.



8 visualizaciones0 comentarios