Las claves de la sedación paliativa: una herramienta terapéutica


la sedacion paliativa sirve para aliviar síntomas refractarios. El fármaco más usado es el midazolam. Entiende tu Salud
Qué es la sedación paliativa


¿Qué es la sedación paliativa?


La sedación paliativa es una herramienta terapéutica por medio de la cual se disminuye el nivel de conciencia de un paciente para controlar algún síntoma insoportable o refractario.


¿Qué grados de sedación paliativa existen?


La sedación paliativa no implica necesariamente un cese total de la conciencia de la persona. Esta opción es muy amplia, y sigue el término de proporcionalidad.


Por tanto, la profundidad de la sedación será acorde al síntoma que se pretenda abordar. Se valorarán distintas opciones para permitir a la persona un cierto nivel de conciencia si esto es suficiente para manejar dicha sintomatología.


En la sedación superficial será posible comunicarse con el paciente de diversos modos, mientras que la sedación profunda no permite la comunicación con la persona.


¿Qué es un síntoma refractario?


Por definición, un síntoma refractario es aquel que no podemos controlar por medio de las herramientas que tenemos a nuestra disposición, por medio de sanitarios expertos y en un periodo de tiempo razonable.


Cabe destacar la diferencia con el "síntoma difícil", que es aquel que sí podemos controlar, pero por medio de algunas intervenciones intensivas y de procedimientos agresivos en algún grado.



¿Cuánto dura la sedación paliativa?


Incluir a una persona en un programa de sedación paliativa no conlleva que este sea indefinido en el tiempo.


La sedación también puede ser "intermitente", en la que encontramos periodos en que el individuo está alerta y consciente.



¿Cuándo se indica la sedación paliativa de una persona?


La sedación paliativa es una herramienta para evitar que la persona padezca algún sufrimiento elevado. Sin embargo, es necesario cumplir una serie de requisitos para dicho procedimiento:


  • Debe existir algún síntoma refractario, y no debe existir otra posibilidad razonable para controlar el síntoma.


  • Se debe hacer constar en la historia clínica del paciente.


  • La intención de la sedación debe ser aliviar el sufrimiento de la persona. Así, debe usarse la dosis mínima eficaz, ajustarse al nivel de conciencia y dejar la posibilidad a la reversibilidad.


  • La evaluación del procedimiento debe ser interdisciplinar.


  • Siempre debe obtenerse el consentimiento informado del paciente. Debe actuarse de forma razonable, siguiendo los deseos del individuo y evitando el paternalismo médico.



¿Qué fármacos se usan en la sedación paliativa?


A la hora de realizar la sedación paliativa disponemos de tres escalones terapéuticos.


El primer escalón lo compone, de forma general, el midazolam, el cual es una benzodiacepina. También pueden incluirse como primera opción otros fármacos como la levomepromazina y la clorpromacina.


El segundo escalón terapéutico se compone de una combinación de midazolam con levomepromazina o con clorpromacina.


El tercer y último escalón para lograr una sedación paliativa será por medio de propofol su el paciente se encuentra en el hospital, o por medio de fenobarbital si por el contrario se encuentra en su domicilio.


Para la sedación paliativa no se considera la morfina una opción disponible, ya que el objetivo de dicho fármaco será su papel analgésico, y por medio de la sedación se busca la disminución del nivel de conciencia.



Proceso de sedación paliativa


Debemos comprender que nuestros esfuerzos terapéuticos deben ir enfocados a aliviar el sufrimiento del paciente. Por esto, y siguiendo las correctas indicaciones, la sedación paliativa se considera un método ético y eficaz para lograr que el paciente sobrelleve unos síntomas que, de forma contraria, le reportarían una experiencia insufrible.



Esto puede interesarte:

-Episodio de nuestro podcast: La importancia de tratar el dolor. Analgesia, dolor crónico y sensibilización.




8 visualizaciones0 comentarios