El mejor tratamiento para el dolor neuropático

Actualizado: 12 jun


Antes de explicar el tratamiento disponible para el dolor neuropático déjame recomendarte un episodio de nuestro podcast en el que hablamos acerca de la importancia de tratar el dolor, que puedes escuchar directamente aquí.


¿Qué es el dolor neuropático?


La asociación internacional del estudio del dolor define a este como “aquella sensación física o psíquica desagradable que está asociada o relacionada con un daño actual o potencial”.


El dolor neuropático, a su vez, se define como aquel dolor o afección que altera a los nervios somatosensoriales. El dolor neuropático está típicamente asociado con anormalidades sensoriales como la alodinia (percepción de dolor frente a un estímulo que no debería causarlo)


Aproximadamente el 15-25% del dolor crónico se considera neuropático.


Cabe destacar que el dolor neuropático puede provocar un gran detrimento de la calidad de vida, y un correcto abordaje será crucial para mejorar el bienestar de la persona.



Causas de dolor neuropático


El dolor neuropático ocurre por un daño a nuestro propio sistema nervioso. Si la parte afectada es el cerebro o la médula espinal, decimos que es un dolor neuropático central, mientras que si lo afectado es un nervio periférico, se etiqueta de dolor neuropático periférico.


Algunas causas de dicho dolor neuropático pueden ser:

  • Neuralgia del trigémino.

  • Polineuropatía.

  • Neuralgia postherpética.

  • Dolor central post-ICTUS.

  • Lesión o traumatismo de un nervio periférico.

  • Dolor central en Esclerosis Múltiple.



Tratamiento del dolor neuropático


El dolor es la consecuencia de un proceso dinámico, que incluye factores psicológicos, sociales y biológicos. Por tanto, las guías recomiendan un tratamiento multidisciplinar. El abordaje debería ser individualizado y lo ideal sería un modelo de decisión compartida.


El concepto de un tratamiento multidisciplinar recoge que lo ideal es proveer un abordaje no solo farmacológico, sino aportar igualmente una terapia psicológica y distintas estrategias individuales de afrontamiento.


El manejo del dolor neuropático estará, en la mayoría de las veces, enfocado a paliar los síntomas del mismo. Sin embargo, lo óptimo sería ser capaces de abordar la causa subyacente del sufrimiento.



Fármacos para el dolor neuropático


Para tratar el dolor neuropático por medio de fármacos se han probado muchos medicamentos diferentes.


Los fármacos de primera línea, que gozan de una eficacia moderada-alta son:

  • Antidepresivos tricíclicos como la amitriptilina.

  • Anticonvulsionantes como la gabapentina y la pregabalina.

  • Inhibidores de la recaptación de serotonina (ISRS) como la duloxetina y la venlafaxina.


Por otro lado, fármacos con menos eficacia probada incluyen;

  • Parches de capsaicina al 8%.

  • Lidocaína en parches.

  • Inyecciones subcutáneas de toxina botulínica tipo A (solo para el dolor neuropático periférico)


Además, hay cierta evidencia del efecto del tramadol y de otros opioides, pero estos fármacos normalmente no están indicados para el dolor crónico no oncológico.



Terapia psicológica para el dolor neuropático


No podemos olvidar que el correcto tratamiento del dolor debe ser desde diversos ángulos. En este sentido, será crucial abordar la esfera psicológica.


En cuanto a la terapia psicológica, la intervención más común es la terapia cognitivo conductual. Dicha forma de terapia se centra en pulir alteraciones cognitivas como pensamientos, creencias y actitudes, y su asociación con conductas; con el objetivo de promover una mejora en la regulación emocional y desarrollar estrategias personales de afrontamiento para solucionar problemas.



Ejercicio físico para el dolor neuropático


El ejercicio físico ha demostrado muchos más beneficios aparte de la pérdida de grasa.


Es posible que la estrategia individual para afrontar el dolor neuropático y el dolor crónico más recomendada sea el ejercicio.


Algunos beneficios de la actividad física para aliviar el dolor incluyen:

  • Mejorar el sueño (una mala calidad del sueño aumenta la sensibilidad al dolor).

  • Estimular la secreción de endorfinas.

  • Mejorar la autonomía de la persona para sus actividades diarias.

  • Crecer la autoestima y el autoconcepto de la persona.




El manejo del dolor neuropático es muy complejo y puede acarrear dificultades tanto en la persona que lo sufre como en los profesionales que lo tratan.


Disponemos de fármacos con buena evidencia para aliviar el dolor neuropático, pero es esencial seguir el modelo bio-psico-social para abordar el dolor y conseguir una adecuada y prolongada respuesta al tratamiento.



Si tienes interés en aprender más sobre el dolor y su abordaje te recomiendo escuchar nuestro podcast: La importancia de tratar el dolor.





 

Mi nombre es Gonzalo Baquero Sanz y dirijo el podcast divulgativo Entiende tu Salud.


Me puedes seguir en mi Twitter divulgativo @entiendetusalud y en el Instagram @entiendetusalud






5 visualizaciones0 comentarios